Cambio de rumbo

10 Mar

Llevo tiempo sin poder escribir en el blog. Me gustaría escribir con más asiduidad pero tanto mi trabajo, como mi familia, como el aprendizaje extralaboral al que de forma flageladora me someto me lo impiden constantemente. Así que me he hecho la promesa de que al menos escribiré una entrada en el blog a la semana. Veremos si lo puedo cumplir (o sea, si entre unos y otros me dejan…).

Esta entrada tiene una motivación especial. Aunque cada persona es dueña de sus actos y no tiene la obligación de dar explicación de los mismos salvo a las personas que se pueden ver afectadas por ellos, creo conveniente hacer público que el pasado lunes cursé mi baja como militante del PSOE. Y a continuación vienen mis motivaciones.

En un primer momento, creí que el PSOE podría poner en marcha un proyecto ilusionante, transformador, de izquierdas. Y así fue en la primera legislatura: mejoras en derechos sociales, reformas estatutarias que podrían acercarnos a una organización cuasifederal, apuesta por las energías renovables, defensa del sector público, laicismo, etc. Tarea fácil, sobre todo después de ocho años de Gobierno de una derecha que, aunque se disfrazó en la primera parte de la primera legislatura de moderna y europea, acabó sacando la pezuña retrógrada a la que nos tiene acostumbrados.

Pero en 2007 asoma la cabeza un bicho que muchos veían pero que todos giraban la cabeza para ignorarlo: la crisis. Una crisis que no solo es mundial, sino que se combina también con un fallo en el modelo productivo español, basado en construcción y turismo fundamentalmente, que no puede hacer frente a ningún tipo de medida de recuperación que se le aplica. Un modelo productivo despilfarrador, ineficiente, ultracortoplacista, especulativo, que nunca ha tenido en cuenta los intereses de sostenibilidad, responsabilidad social y eficiencia a largo plazo que deberían pedirse a todo modelo productivo. Y para intentar solucionar el dislate, se han ido poniendo parches, se ha intentado salvar a las entidades financieras, causantes de la crisis, argumentando que lo contrario pondría en peligro al sistema, se han tomado medidas al gusto de las agencias de calificación (también causantes por irresponsabilidad de la crisis). Pero en ningún momento se ha hecho el énfasis en el cambio de modelo productivo. Porque esto no ha sido una crisis coyuntural: esto ha sido una crisis estructural, y hay quien todavía sigue noqueado.

En los momentos de crisis es donde los líderes se crecen. Y en estos momentos el Gobierno, y por tanto el PSOE, no ha sabido tomar ese papel de liderazgo y de transformación que mucha gente le pedía. Quizás porque no va en sus genes políticos a pesar de lo que yo, en mi ingenuidad e idealismo, había creído.

Así que comencé a mirar un poco más hacia la izquierda. Hacia otros caminos que ya conocía, porque siempre he estado cerca de ellos, por proximidad natural. Porque creo que compartimos objetivos de respeto a los Derechos Humanos, al Planeta Tierra, de lucha contra las injusticias y de transformación para legar a los que vengan detrás de nosotros un mundo mejor.

Y he creído que lo más ético, antes de explorar otros territorios, es romper lazos con la organización a la que he pertenecido. Como no tengo cargo ni nada parecido, nadie me podrá acusar de tránsfuga, pero ya veremos lo que pasa, porque en este país, al que una vez estuvo en un seminario, lo llaman “el cura” toda su vida.

A ver que tal me va el viaje. Ya os contaré. De momento cambio el rumbo para explorar nuevos territorios. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: